viernes, 9 de marzo de 2012

Mientras miraba el techo desde mi cama, lo único que hacía era pensar en ti, mejor dicho en mi... en realidad pensaba en nosotros. Pero ese no es el caso, el caso es que cada noche sucede lo mismo, es automático, antes de cerrar los ojos mi mente viaja por miles de lugares que pasé a tu lado, y en miles de lugares más donde quisiera haber estado junto a ti. Es como introducirme en un mundo irreal donde la imaginación se apodera de mi realidad en cuestión de segundos.


1 comentario:

  1. me encantan tus entradas ;)http://forgivnessndlove.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar